Fisura anal

Fisura anal

La fisura anal es un desgarro o abertura en el revestimiento del conducto anal.

Pueden ser agudas o crónicas. Se considera una fisura como crónica si después de 6 semanas no ha cicatrizado y a la exploración física hay la presencia de la tríada de Brodie (3 signos físicos que los coloproctólogos encontramos al explorar al paciente).

Causas

Las fisuras son causadas generalmente por un traumatismo debido a un movimiento intestinal u otra dilatación del conducto anal. Esto puede ser debido a estreñimiento o diarrea. Los pacientes con un músculo del esfínter anal apretado son más propensos a desarrollar fisuras anales. Las causas menos comunes de fisuras incluyen la enfermedad inflamatoria intestinal, infecciones anales, o tumores.

Síntomas

Los síntomas consisten principalmente de dolor que inicia al paso de las heces y puede durar varios minutos o incluso horas, posterior a la defecación y sangrado durante la defecación. Aunque el dolor puede disminuir de forma significativa al paso del tiempo, esto no significa que haya habido una curación, sino que es probable que al volverse crónica la fisura el dolor disminuya y se convierta más bien en una molestia.

Tratamiento

Además de una dieta rica en fibra, abundante agua y medidas de higiene, el tratamiento varía dependiendo de si es una fisura aguda o crónica, pudiendo ir desde el tratamiento médico hasta el tratamiento quirúrgico.

El médico mejor capacitado para tratar una fisura anal crónica, es el coloproctólogo.

Evíame un correo

Centro Médico Pensiones

calle 7 #215-A por 32 y 34.
Col. García Ginerés,
Consultorio 321, tercer piso

Teléfono citas:

(999) 920 08 31

Celular urgencias 24 hrs:

9991 42 89 37